As vacacións máis longas

Igual que Allen soñaba con Rockland y con un largo viaje hasta la puerta de su casa de campo en la noche de Occidente, yo sueño con llegar después de una larga travesía hasta ese paisaje rocoso donde ya no suena más que el ulular del viento. Un saco de huesos que vaga arrastrado como un cadáver vivo y que busca elevarse y desaparecer, mezclándose con el polvo y las estrellas. Y así dejar de ser algo. Y así ser felizmente parte de todo.

-Estoy contigo en Rockland
en mis sueños tú caminas chorreando de una viaje por mar
sobre la autopista que atraviesa América anegada en
lágrimas hasta la puerta de mi casa de campo en la noche
de Occidente–

Diego M. Buceta

Diego M. Buceta

Me formé en teatro y danza a través de la academia. Ahora continúo mi aprendizaje replanteándome mi propia práctica, tratando de aliarme con el tiempo y con otras voces que, como la mía, imaginan otras formas de hacer. 
 

Creo cosas en torno a las artes del movimiento y a las artes vivas, solamente aliado con otros cuerpos. Desde hace unos años, junto a Belén Bouzas y Fran Martínez componemos bajo el abrigo de Pálido Domingo. Fuera de esto, cada encuentro es una oportunidad para seguir pensando juntas y dar forma mediante los cuerpos a dichos pensamientos.